Espacios

5 colores relajantes para dormitorios

5 colores  relajantes para dormitorios

Tu recámara debe ser un santuario del descanso. Debe invitar a la calma, a la intimidad,  y los colores juegan un papel clave para lograrlo. Te compartimos 5 tonos relajantes para decorar tu habitación. Experimenta con ellos en paredes, accesorios o muebles y consigue un espacio lleno de  estilo e ideal para recobrar las energías. 

Gris, el más elegante

Es un color neutral  y elegante. Cualquier tono de gris, combinado con blanco, da como resultado una habitación sofisticada, íntima y  relajante. Si tu habitación es pequeña te recomendamos usar un gris con matiz azul para dar la sensación de amplitud. Para generar calidez puedes elegir un  gris con toques de rojo o amarillo, como el color arena. 

Rosa, acogedor y delicado

Es suave, acogedor, delicado. Representa la inocencia y el amor. Al ser derivado del rojo es un tono energético y de vibraciones positivas.  Los rosa pastel son tendencia, mezclados con acentos grises y blancos. También lo puedes combinar con dorado para una atmósfera de quietud y muy chic.  Elige el rosa como color principal en ropa de cama y añade algunos acentos dorados en tela, marcos o muebles. 

El azul genera paz

El azul refleja  paz y descanso. Es el color de la confianza, la lealtad y la seguridad interior.  Ayuda a aclarar las ideas. Tiene un amplio abanico de tonalidades, como el azul turquesa, que  a pesar de ser muy vivo aporta un feel relajante. Combínalo con accesorios o sábanas en colores blancos o verdes para una decoración armoniosa.  

Puedes  usar azul celeste y detalles blancos.  Si buscas un toque acogedor incluye el marrón. Para contrarrestar la frialdad del azul y tener una habitación  más cálida juega con diferentes texturas y textiles con estampados.

El blanco da sensación de pureza

Aporta  luminosidad y la sensación de pureza. Propicia un descanso reparador al ser un tono asociado a la frescura, limpieza y quietud. Se puede combinar con  notas de color para marcar un contraste o todo blanco combinado con distintas texturas e iluminación para dar diferentes matices a tu habitación. 

El verde aporta serenidad

Transmite serenidad. Ayuda a aliviar la ansiedad y da  frescura a tu dormitorio. Los tonos más recomendados son el menta, verde olivo y verde pastel. Para  lograr un look que genere tranquilidad combínalo con accesorios o ropa de cama blancos o beige. Para crear un ambiente acogedor prueba  con acentos marrones en los muebles. 

Los matices menta  quedan perfectos en  cojines, edredones, cortinas o sillas, combinados con una pared en azul celeste o blanca.

Los colores son la puerta a un universo de sensaciones. El rosa, el verde, el azul,  el gris y el blanco te transportarán a momentos de descanso y relajación en una habitación llena de estilo.