Tips

3 consejos para elegir la mejor funda de almohada

3 consejos para elegir la  mejor funda de almohada

Parece un asunto sin importancia, pero elegir la mejor funda de almohada es esencial para tener un buen descanso y una buena salud. Es una prenda que completa nuestro escenario de bienestar al momento de dormir, pues protege la piel de las irritaciones, acné y alergias causadas por bacterias.

Sobre la funda de almohada colocamos  el rostro durante las horas de sueño. El sudor, fluidos corporales, caspa y células muertas que generamos en la noche se quedan en la superficie y no penetran a la almohada, lo que garantiza su higiene e impide que en ella proliferen ácaros y gérmenes.

Además, las fundas aseguran la durabilidad de tu almohada al resguardarla de manchas y del desgaste por el uso diario. Te compartimos 3 consejos para escoger la funda de almohada perfecta, con el fin de que duermas lo más placentero posible y prevengas enfermedades.  

1.Fíjate en la tela de la funda de almohada

Percal, algodón,  algodón egipcio, franela y satén son las diferentes telas de las que que están hechas las fundas de almohada.  Cada uno de ellas tiene sus ventajas, por lo que debes elegir la que te funcione mejor.

Sin duda, las fundas de almohada de algodón y algodón egipcio son una excelente opción.  Éste último es el de más alta calidad al tener fibras largas que permiten un hilado fino. Ambos tipos de algodón son transpirables, suaves, hipoalergénicos, absorben bien la humedad y regulan la temperatura corporal: en clima frío aportan calidez y el días calurosos ofrecen  frescura. Son ideales para cualquier época del año y soportan bien las lavadas. 

Las fundas de almohada de franela son perfectas para el invierno, al ser un tejido que ofrece mayor calor, mientras que las de satén ayudan a evitar el frizz y la rotura del cabello al tener un tacto liso y  sedoso. 

El percal es una tela muy popular para la ropa de cama. Puede ser 100 % de algodón, que tiene mayor durabilidad, o mezclado: 50% algodón y 50% poliéster, pero ésta tiene menor transpirabilidad.  

Tips para elegir la funda de almohada ideal.

2.Escoge el tamaño correcto de la funda de almohada

La medida de la funda de almohada es un punto muy importante al momento de comprar una. Debe de ser fácil de poner  y sacar, pues si es demasiado chica afectará la forma de la almohada y si es muy grande no se ajustará y formará pliegues que causarán incomodidad.

Se  aconseja que la funda tenga 10 centímetros  más de longitud que la almohada y cinco centímetros más de circunferencia para que sea fácil de colocar y retirar.  

Existen varios tamaños de fundas. La  estándar mide  51 x 66 centímetros; la queen size 51 x 76 centímetros y  la king size 51 x 91 centímetros. 

Algunas fundas incluyen un borde decorativo o cenefa y es posible que se hayan confeccionado más largas para que el adorno caiga sobre el colchón. En ese caso las fundas más grandes llegan a medir 51 x 102 centímetros.

Tips para elegir la funda de almohada ideal.

3.Opta por una funda de almohada con tratamientos antiácaros

En la actualidad, las fundas de almohadas  incorporan   tratamientos antisuciedad, antiácaros, antihongos  e incluso con Aloe Vera. De esa manera garantizan una mayor transpirabilidad y evitan infecciones y alergias.   

Recuerda que debes cambiar tu funda  cada siete días como máximo y lavarla con detergente para que cumpla con su función de proteger tu almohada. Si notas que por las mañanas las reacciones alérgicas son frecuentes (ojos irritados, estornudos, etcétera) considera renovar tu almohada y su funda.